#microfinanciamos: resumen de la jornada

Intro: ¿qué demonios es esto del crowdfunding?

La primera intervención de la tarde estuvo a cargo de Carlos Albaladejo (ver presentación), que en representación de BlackBox_Innova, realizó una breve aproximación al concepto de crowdfunding, atendiendo a su origen etimológico -masa/masivo- y explicando algunos modelos basados en la creación de valor a partir de las aportaciones de contenido de los usuarios -tanto Youtube como Wikipedia responden a la idea del crowdsourcing-.

Después de hacer mención a las principales plataformas de microfinanciación (tanto la americana Kickstarter, como las españolas Verkami, Lánzanos y Goteo -relación completa de plataformas de habla hispana aquí-, nuestro compañero hizo énfasis en un de las grandes claves del crowdfunding: la idea de que para conseguir el éxito de nuestra campaña de microfinanciación debemos dominar el ecosistema digital y ser capaces de posicionarnos en el ámbito de las redes y los medios sociales.

Finalmente, Carlos realizó un repaso por algunos de los proyectos españoles del ámbito editorial más conocidos, constatando el hecho indudable de que son las industrias creativas las que adoptan y explotan de forma pionera las innovaciones surgidas en la red. En concreto, los proyectos a los que hizo referencia son: los cómics “Sólo” y “Calabata”, de Garrido Barroso y Gorjo, respectivamente, el largometraje “El Cosmonauta”, de la productora Riot Films, el cortometraje “La victoria de Úrsula” de Julio Martí y Nacho Ruipérez, y el último disco de la banda madrileña Canteca de Macao, que ha conseguido microfinanciarse íntegramente en la red.

Crowdfunding para emprendedores, casos de éxito

Un detalle de la presentación de Ángeles Portillo (clic para verla entera)

Ángeles Portillo (ver presentación), especialista en comunicación y socia de la agencia Churba y Portillo, fue la encargada de llevar a cabo un ejercicio de prospectiva al respecto a las claves que el crowdfunding puede aportar en la financiación de proyectos empresariales. Después de poner de relieve los tremendos problemas que encuentran la mayoría de emprendedores a la hora de buscar financiación, ya sea en el ámbito público como en el privado, Ángeles explicó tres proyectos empresariales que se han microfinanciado con éxito en distintas plataformas.

El primer proyecto seleccionado por Ángeles fue Infinit Loop, un envoltorio para regalos geolocalizable y reciclable ad infinitum que gracias a su originalidad y a los servicios relacionados -a través de un sitio web y una aplicación para móvil, permite saber dónde se encuentra en cada momento- constituye en si mismo un regalo.

Este proyecto, que ha obtenido su capital inicial en la red Goteo. permite ver claramente varias claves de éxito: además de la creatividad de la propuesta, la escalabilidad del proyecto -dado que en una primera ronda de financiación sólo se han pedido 7.000 euros, que una vez cubiertos permiten comenzar una segunda fase de proyecto más ambiciosa- y su defensa de lo libre -el patrón que permite fabricar el envoltorio se ha licenciado de forma abierta- .

Otro caso de éxito español, según nos explicó Ángeles Portillo, es Coldwar, un videojuego gratuito para tablets y smartphones que también ha concluido con éxito una primera ronda de financiación de 7.000 euros en la plataforma Lánzanos y que cuenta con un sistema de compensaciones al usuario verdaderamente flexible y atractivo: el microfinanciador de este proyecto puede obtener desde el derecho a aparecer en la web del proyecto hasta un amplio abanico de ventajas como entradas para eventos, figuras de coleccionista del videojuego, un espacio al inicio del juego, etc., siempre dependiendo de la cantidad aportada.

Finalmente, Ángeles echó mano del a experiencia norteamericana para hablar de Balloon Mapping, un sistema low-cost para hacer fotografías aéreas con una cámara o un teléfono móvil para luego convertirlas en un mapa que hasta la fecha ha recaudado más de $20.000 en la plataforma Kickstarter. ¿Su secreto? Un buen uso de la cultura de lo abierto -dado que toma y da contenido de las bases de datos de mapas libres-, un buen trabajo en equipo -no en vano el proyecto nació del esfuerzo en investigación de 10 personas- y una gran capacidad para aglutinar y dinamizar a una gran comunidad de topógrafos, arquitectos, agricultores, aficionados a la fotografía y otros profesionales interesados en una herramienta como ésta.

Microfinanciación para la cooperación

Un detalle de la presentación de David Torres (clic para verla entera)

El tercer enfoque de la jornada lo aportó David Torres (ver presentación), que como director de la ONG CERAI (Centro de Estudios Rurales y Agricultura Internacional), aportó algunas pistas sobre qué tipo de proyectos de cooperación y de desarrollo humanitario pueden lograr microfinanciación en la red.

Desde su experiencia, David nos explicó qué aspectos de la actividad de CERAI están preparando para la búsqueda de microfinanciación. En en el área de cooperación internacional, por ejemplo, CERAI busca el apoyo del público en la financiación de acciones puntuales de proyectos o la compra y puesta en marcha de equipamientos diversos.

Otro área de vital importancia en CERAI, el de la formación, encuentra su motivación para la microfinanciación en su programa de becas para estudiantes de países empobrecidos donde CERAI desarrolla su actividad -por ejemplo Bolivia, Marruecos o Argelia-, así como en la financiación de materiales para las jornadas y cursos que organiza.

En el área de educación para el desarrollo, CERAI está trabajando en diversas campañas de sensibilización como “Somos lo que comemos”, que verá la luz en el mes de abril y que busca microfinanciación para su fase de arranque, en la que busca concienciar a la población del sistema de producción de los alimentos que consumimos y denunciar aquellos aspectos más flagrantes.

Financiando ideas gota a gota

Una imagen de la presentación de Enric Senabre (clic para verla entera)

Los asistentes a la jornada pudieron conocer de primera mano los entresijos de la red de microfinanciación y colaboración distribuida Goteo.org. De la mano de Enric Senabre (ver presentación), asesor de proyectos y responsable de medios sociales de la red, aprehendimos el particular enfoque de esta nueva plataforma, que busca ante todo el beneficio para el conjunto de la sociedad en los proyectos “microfinanciables” que aloja y apoya.

Goteo, que promueve la escalabilidad de los proyectos obligándoles a dividir sus necesidades de financiación en varias rondas, no sólo favorece la meritocracia (en palabras llanas, al final son los proyectos que más se lo curran los que tienen éxito), sino que además de los incentivos individuales -que tan importantes son en todos los proyectos- propone un sistema de retornos colectivos que van desde la transferencia de conocimiento a la liberación de archivos, códigos fuentes, patrones, manuales, etc.

A la hora de poner ejemplos concretos, Enric eligió un proyecto musical como un paradigma de proyecto cuyo carácter abierto no es en absoluto incompatible con la rentabilidad: el nuevo trabajo de la banda Freedonia ha alcanzado ya la segunda ronda de financiación con la promesa de que será publicado en digital con una licencia Creative Commons, siempre que no sea usado para fines comerciales, con el objetivo de asegurar que su edición física siga los canales comerciales de distribución. Esta apuesta por lo abierto, asegura Enric, ha permitido a la banda ampliar y afianzar su comunidad de seguidores, lo cual repercute claramente en otros ámbitos claves para la sostenibilidad del proyecto, como la asistencia de público a sus conciertos.

Finalmente, Enric quiso anunciar también la posibilidad de que instituciones y empresas quieran formar parte de la bolsa de capital “social” que construye Goteo, realizando convocatorias específicicas en las que aporten una cantidad económica determinada, a distribuir en un tipo de proyectos concreto.

Conclusiones y cierre

Un detalle del público asistente a #microfinanciamos (de Sergio Santos en Flickr bajo CC)

Finalmente, nuestro compañero Carlos Albaladejo concluyó el turno de intervenciones públicas resumiendo las principales ideas aparecidas hasta el momento. En concreto, se ocupó de recoger las principales claves para el éxito de los proyectos que buscan microfinanciarse, así como de las principales ventajas que aporta el crowdfunding frente a otros métodos de financiación.

En concreto, los puntos básicos en la búsqueda de microfinanciación son los siguientes:

  • Conocer Internet: dominar y encontrar nuestra voz en el ecosistema digital
  • Cambio de mentalidad: de lo cerrado y personal a lo abierto y colectivo, donde entran en juego conceptos fundamentales como la transparencia -radical- y la responsabilidad -para con nuestro público-
  • Eliminación de intemediarios: lo que supone un esfuerzo para aprender a gestionar la relación con nuestro público
  • La persona en el centro: si hasta ahora “el cliente siempre tiene la razón”, ahora es incluso más importante, dado que debe de ser nuestra razón de ser.
  • Capacidad de generar comunidad: a través de la generación de contenidos y su socialización, por lo que es básico dominar el ámbito de las redes y los medios sociales.
  • Visibilidad y reputación: que nos conozcan y, además, que hablen bien de nuestro proyecto.
  • Escalabilidad: hay que ser realistas al plantear nuestros objetivos económicos y llevar a cabo nuestra estrategia en distintas fases, teniendo en cuenta también los tiempos adecuados para cada una de esa fases.
  • Recompensa: ya sea monetaria, reconocimiento, ventajas y descuentos o cualquier otro retorno -aquí también entra en juego la creatividad- es fundamental diseñar un sistema de recompensas a nuestros microfinanciadores.

Finalmente, el resumen de lo debatido en la jornada concluyó con un repaso a las oportunidades que trae consigo el crowdfunding. tales como:

  • Una salida meritocrática a algunos de los problemas de la actual crisis económica.
  • Libertad y control sobre el proyecto: al eliminar intermediarios, la gestión del proyecto y la relación con los clientes se realiza dentro parámetros que es posible manejar por nosotros mismos.
  • Sostenibilidad económica: entendida como una garantía de futuro, porque sólo los proyectos que son capaces de asegurarse sus “clientes” son los que consiguen microfinanciarse.
  • Testeo y mejora: como la escalabilidad de nuestro proyecto es fundamental, tenemos la oportunidad de poner a prueba nuestro proyecto en sus distintas fases de desarrollo, recibiendo un feedback de gran valor por parte de nuestros futuros clientes, lo que nos permite mejorar nuestro proyecto sobre la marcha y con precisión.
  • Intercambio –de ideas, de conocimiento, etc- y colaboración– detectando talento, sinergias, etc.-